17 de junio de 2015

Rendición dorada

Título: Rendición dorada
Autor: Heather Graham
Tipo: Novela romántica histórica
Saga:  Vikingos #1
Sinopsis:
Olaf, Príncipe de Noruega, Señor de los Lobos y el dorado guerrero vikingo que tomó su barco e inició un viaje que le llevaría a crear un gran reino en la Isla Esmeralda. Erin, princesa irlandesa, Hermana del rey Irish High, una belleza de cabello de ébano que juró venganza contra el legendario escandinavo que había traído la muerte y la destrucción a su amada patria. Pero, debido a la alianza que formaron los irlandeses y el escandinavo contra los daneses que invadían el país, su propio padre la comprometió a su enemigo más odiado. Aunque hechizada por la enorme fuerza de Olaf y seducida por su poder, Erin se prometió que ni la ira de su espada ni la pasión de sus besos haría oscilar la lealtad de su orgulloso y apasionado corazón.
Comentario:
Es el primer libro que leo así de antiguo, con irlandeses, supuestos escoceses, vikingos, daneses y noruegos de por medio; pero creo que puede ser muy interesante. Estoy muy intrigada en qué me puede ofrecer este libro, más aún porque es una trilogía y leyendo el primero puedo saber si el resto me va a gustar o no.

Una vez más la historia de una guerrera que lucha por su pueblo, esto en el siglo IX, y luego cómo no una boda acordada entre clanes para acabar con la guerra. Ser una princesa nunca ha sido precisamente una historia de cuento, demasiadas obligaciones y malos ratos, y demasiadas pocas cosas buenas en contraposición. Eso sí, siempre he defendido que el odio ciego no llega a ningún sitio. Entiendo que años de guerras y venganzas, muertes y dolor, no son el mejor bálsamo para una relación; pero ella lo amenazó y ultrajó de mil maneras, y él pese a tener la sartén por el mango e incluso el “derecho” a hacerlo, -y lo digo por las leyes de la época en que un hombre era dueño de su mujer, no porque esté de acuerdo- no le ha hecho nada, es más, pese a todo lo que ella le ha dicho e intentado hacer, él sólo la ha apartado y en último término atado a la cama para asegurarse que ella no lo apuñala. Podría haber sido mucho peor si él realmente fuera un bárbaro bastardo y asesino.

A veces me siento ajena a mí misma y rara, porque en general entiendo mucho más a los personajes masculinos que a los femeninos, y ¡maldita sea, soy una mujer! ¿Por qué casi siempre estoy más de acuerdo con sus pensamientos, ideas o maneras de ser? ¿No debería sentir empatía o cercanía hacia los personajes femeninos, que se supone que son los “míos”? ¿Alguien me entiende o estoy sola en el mundo? Es que a veces me siento mal, como si fuera a contracorriente o fuera una persona anormal –y Nikki no me vengas con que soy anormal, porque ya lo sé, pero no me refería a eso y lo sabes-.

No me ha gustado mucho la bofetada, pero bueno, al fin y al cabo ha sido un golpe provocado por la insolencia y la comparativa con la mujer que amó, que no lo justifico, pero no es un maltrato ni mucho menos. Además, él se ha sentido bastante mal después de eso, y mira que ella le ha dado motivos para cabrearlo. Ahora que, tras lo dulce y atento que ha sido con ella en su primera noche juntos, después de tantos días y tanta paciencia, tiene que haber sido horrible para él, ver como ella se arrepentía, se alejaba y se quedaba rígida, llorando, sin aceptar que había disfrutado y sentido mucho con él. Y bueno, es normal que sea sarcástico y le diga que puede “creerse violada” y no sé cuantas cosas, porque en verdad ambos saben que realmente han hecho el amor. Ella tiene que aceptar que pese a que sea un vikingo y el enemigo, la ha tratado con dulzura y le ha gustado; y él tiene que superar que tras tanto dolor y añoranza de su Grenilde, de nuevo ha sido capaz de hacerle el amor a una mujer y olvidarse de su vikinga rubia.


“¿Qué era lo que le hacía así? Se pregunto ella. El no la amaba, aunque a pesar de su inexperiencia, supo que ningún hombre hubiera podido ser tan tierno, tan dulce, tan decidido a que ella cruzara el umbral de las relaciones intimas con el menor dolor posible. Pero después se había enfadado. Aunque cuando la había oído llorar, había intentado consolarla. Había sido cuando ella lo había rechazado con tanto desprecio cuando él se había vuelto tan seco y frío como su tierra natal.”

Conforme vas avanzando la relación va siendo más cercana, entonces suceden un par de cosas que ponen el punto dramático y ves como ambos sufren, pero ninguno quiere ceder. Hay acercamientos por parte de los dos, pero en verdad nunca es nada serio, ni definitivo, por lo que siguen al lado pero a distancia. Hasta que llega el final, muy lógico, coherente y precioso, todo sea dicho, y termina todo bien y son felices –gracias a dios, porque después de todo lo que han sufrido, tela marinera-. Se lee super rápido, es un argumento interesante y me ha gustado mucho. Recomando.

2 comentarios:

  1. Hola! A mi la trilogía de Vikingos de Heather Graham me encantó. Tengo pendiente su serie sobre la guerra civil, a ver si me gusta tanto.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Frozen arruinó el nombre Olaf para mi por el resto de los días hahahaha no podría leer el nombre Olaf sin imaginarme al muñeco de nieve hahahahahaha
    Besos linda :D

    ResponderEliminar