27 de septiembre de 2015

Trilogía Aníbal


Comentario:
Al principio empecé a escribir una reseña de cada libro, y luego me fui dando cuenta de que en verdad estaba escribiendo lo mismo tres veces. Así que aunque no es lo más normal en mí, decidí hacer una reseña conjunta de la saga.

Hacía ya tiempo que en las estanterías de casa de mi tía, una de las personas que lee más novela histórica de las que conozco, vi que había un libro de Aníbal de un tal ‘Ben Kane’. A mí no me sonaba, pero lo apunté. Y después de un tiempo, pues por fin ha llegado a mis manos gracias a un préstamo familiar temporal de esta saga impresionante. Debo decir que no las tenía todas conmigo porque no soy precisamente una entendida en época cartaginesa, pero bueno, creo que la figura de Aníbal es lo suficientemente interesante como para que me gustara.


Me quedé un tanto sorprendida al ver que Aníbal, como personaje, no era el centro de este libro, sino un mero secundario. Al principio me esperaba que esta trilogía fuera algo semejante a la de Alexandros de Manfredi, pero es más bien como la de Tyrano de Cameron. Es decir, aquí tenemos una trilogía que versa sobre la segunda guerra púnica entre romanos y cartagineses. Aquí Aníbal lidera a los de Cartago, cruza los Alpes con Elefantes y por cuatro momentos, termina cayendo ante Roma de nuevo. Pero todo eso, solo te lo cuentan de fondo, porque aquí en verdad lo que se cuenta es la historia de tres personajes que realmente he terminado amando: Quintus, Hanno y Aurelia. Quintus y Aurelia son dos romanos hijos de una familia plebeya romana, con un padre militar y una madre “muy tradicional”. Mientras que Hanno es hijo de uno de los mandos de Aníbal, cartaginés, y termina siendo un esclavo en casa romana. Quintus lo salva de ir a gladiador, y él termina sirviendo en su casa, y ocupando el corazón de Aurelia, que queda prendada del cartaginés.


A lo largo de la trilogía, vemos como los tres personajes van creciendo y tomando parte en su propia guerra e historia. Quintus y Hanno se hacen amigos, se salvan la vida mutuamente, y posteriormente parten a Iberia a luchar. Quintus va con su padre y Roma, y Hanno vuelve con su familia al servicio de Hanníbal. A partir de ahí, sus vidas son completamente diferentes, y utilizando su historia el autor nos explica los momentos clave entre la reyerta del Imperio con el gran Aníbal, que aparece aquí como un líder comprometido y fuerte que lucha por la libertad de sus hombres, y la grandeza de su tierra. Mientras que Roma queda retratada más como un imperio un tanto cruel y desmotivado, que solo sigue fuerte por el dinero y la obcecación de sus líderes y militares.

Creo que esa visión, más pro-Cartago es lo que hace que además este libro sea tan diferente a otros muchos que podamos leer. No es uno más sobre la gloria de Roma, sino todo lo contrario, y creo que eso es un punto positivo. Además, al narrar la historia sobre los tres personajes y no sobre los hechos históricos, éstos quedan bien dibujados en el fondo pero sin que sea una lectura densa y pesada llena de datos.

Creo que el único pero que puedo sacarle a la trilogía es que el final es todo muy bonito, y quizá con todo lo que ha pasado en los libros y la realidad algunos lectores no lo consideren realista. Pero yo soy de las que opina que la realidad ya es lo suficientemente dura, y que a veces también hacen falta finales felices, aunque sea en novela. Os la recomiendo encarecidamente.

3 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No conocía los libros, la verdad que nunca he escuchado hablar ni he visto una reseña,
    estoy algo cansada de las sagas y trilogías por eso lo intento evitar X_x,
    me alegro que te haya gustado!
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Mi compañero de blog leyó uno de estos libros pero a mí es que la temática no me llama especialmente, veo que los has disfrutado.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. Vaya, yo todavía no me he animado con ellos, aunque pienso hacerlo pronto.
    :)

    ResponderEliminar